No cuesta nada

Dos palabras.

Diez letras.

Una fracción de segundo.

¡Buenos días!  ¿Tanto cuesta decirlo?  ¿Tanto esfuerzo supone ser una décima más educado?  Lo que peor me sabe es que lo dices, te miran porque te han oído y se vuelven a girar sin decir nada. ¡Jolín! (Por no usar otra más fea)

Es que son niños, justifican algunos.  ¡Ostras!  Y los padres, ¿también son niños?

Anuncios

La saga “Crepúsculo”

¿Alguien me puede decir en qué mundo vivo?  Resulta que existe una locura generalizada por esta película y yo no sabía ni que existía.  Hasta ayer, cuando en la última media hora de lo que estaba viendo en la televisión anunciaron a cada minuto que la echaban “a continuación”.

Vi el principio y el final (normal que ahora me muera de sueño.  Según el teletexto acababa a las doce y acabó a la ¡¡¡una!!!) y la verdad es que tenía buena pinta.  Un poco pastelona y un poco lenta, pero bien.  La banda sonora otra vez me dejó impresionada y la fotografía también muy buena.  Aunque le sobra ese color así como verdoso que tiene desde el inicio hasta el final.  No sé si era yo que tenía sueño o es un efecto por eso de que son vampiros para hacerlos menos pálidos de lo que son, pero no me gustó.

Y para acrentar mi ignorancia, he leído en el periódico que se estrena hoy la segunda parte. Pues nada.  Será que estoy en la innopia.

Y como estoy casi segura que además están basadas en un libro (como la gran mayoría de las películas), pues a ver si alguien me dice el título, que yo siempre he preferido la palabra escrita a la imaginación anulada por las imágenes.

Sin reservas

Hoy voy a recomendar una película.  Mi chico vio un trozo de la misma durante sus vacaciones y le gustó tanto que en cuanto volvió, la buscó y el otro día por fin la vimos.

De primeras ya me causó buena impresión, porque el título se correspondía con el original: Sin reservas (No Reservations).  No sé que pasa en España con todo lo foráneo, que no sabemos más que copiar.  Ahora casi todas las películas vienen con el nombre original en inglés y cuando lo traducen, suelen hacerlo tan mal que el título no se corresponde con lo traducido.  Pero en este caso era exactamente lo que tenía que ser.

La película nos cuenta el día a día de una buenísima chef, cuya jefa le obliga a hacer terapia.  Nos encontramos ante una Catherine Zeta-Jones nada exhuberante, pomposa o “divina” como suele aparecer, sino más bien todo lo contrario: sencilla, natural y llana, aunque eso sí, controladora y un pelín maniática.  El coprotagonista, Aaron Eckhart, (desconocido para mí) con su sonrisa cautivadora y su cierto parecido a Bon Jovi en versión más que mejorada, no desmerece nada tampoco.

La fotografía, genial.  La banda sonora, espectacular.  Y la historia, aunque una pizca predecible, maravillosa.  Me hizo pasar de la sonrisa al llanto y viceversa con una facilidad pasmosa. (Aunque quizá no haya que tenerlo en cuenta, ya que yo lloro en todas las películas)

Bajo mi punto de vista, totalmente recomendable.

Aquellos maravillosos años… Muñecas de papel

Ya sé que éste es mi tercera entrada enlazando a otros blogs u otras páginas, en vez de escribir yo algo, pero es que tenía que hacerlo, lo siento.

Con tanta play station y tanta wii, está claro que no queda sitio para los juguetes de antes.  Incluso si se los enseñáramos a los niños de ahora, seguro que nos harían un desprecio del tipo “buf, vaya juguete, eso no vale para nada”.  Pero, ¿quién no recuerda las muñecas recortables de papel?  Vale, es cierto, que probablemente la mía fuera una de las últimas generaciones que tuvieran alguna y puede que ni eso, ya que siempre he tenido la ventaja de tener hermanas mucho mayores que yo, por lo que cosas que gente de mi edad ni conoce, a mí me suenan algo.

Reconozco que yo jugaba más con coches, pero era divertido eso de cambiarle de ropa a una muñeca tan frágil que se podía romper con sólo mirarla, y que por tanto cuidabas con mucho más mimo para que durara más.

Desde hace muchos años, ya no había pensado en ellas, ya que todas mis cosas de la infancia fueron quedando en cajas aparcadas, conforme he ido creciendo.  Hasta hace unos días.

Debido a un proyecto que estamos preparando en el trabajo, he tenido que buscar imágenes de recortables, y después de unos días perdida en la ingente cantidad de información de internet, llegué hasta un blog que me pareció muy curioso a la par que monísimo.  Se trata del Blog de Marga Lozano, dedicado exclusivamente a las muñecas de papel: editoriales, ilustradores, historia….  Me pareció precioso y por eso lo pongo. (Enlazo dos el viejo y el nuevo)

Espero que os guste.

Opinión (ajena) sobre la gripe A

Hoy he descubierto el blog de Juanjo Romero.

Y tengo que recomendar totalmente su artículo sobre la gripe A.

A mí me ha encantado.

« Older entries

A %d blogueros les gusta esto: