No cuesta nada

Dos palabras.

Diez letras.

Una fracción de segundo.

¡Buenos días!  ¿Tanto cuesta decirlo?  ¿Tanto esfuerzo supone ser una décima más educado?  Lo que peor me sabe es que lo dices, te miran porque te han oído y se vuelven a girar sin decir nada. ¡Jolín! (Por no usar otra más fea)

Es que son niños, justifican algunos.  ¡Ostras!  Y los padres, ¿también son niños?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: